Es una deformación del término “mi hijo” o “hijo mío”, muy utilizada en el campo de Chile. No es necesario que el requerido sea hijo, se usa a quien se le tiene afecto.


Ejemplo:

Oiga “mijo” acérquese al fogón.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *